v21
Compartir

Una delegación del Ayuntamiento de València y de la Generalitat se trasladarán el viernes al Ministerio de Fomento “para sacar de cualquier duda a la administración central” respeto a as obras de ampliación de la V21, según el alcalde, Joan Ribó, que ya mostró el viernes pasado la disposición del consistorio a reunirse “con quien haga falta”.

El Ayuntamiento reiterará que no renuncia a la ampliación a 3 carriles de la V21, y recordará que el Pleno del Ayuntamiento ha instado a “mantener la inversión” de esta obra, pero “sin arrasar con la huerta productiva de València y Alboraia”, ha dicho el alcalde. En esta reunión, se trasladará al Ministerio un estudio donde se llega a reducir el impacto sobre la huerta entre un 50% y 60% sobre las pretensiones iniciales del gobierno central.

El alcalde de València ha explicado que propondrán al Ministerio de Fomento esta alternativa, con un menor impacto ambiental y paisajístico sobre una “huerta que es plenamente productiva, que es patrimonio de todos los valencianos y valencianas, y que debemos proteger, al mismo tiempo que podremos dar luz verde a una infraestructura que València espera desde hace demasiados años”, en referencia a la ampliación del cuello de botella que supone la reducción de 3 a 2 carriles de la vía V21 a su entrada en València.

Ribó ha explicado que “València no se puede someter a una disyuntiva entre una infraestructura que arrase con todo a su paso, o nada. Y más, cuando hay alternativas perfectamente viables”. En este sentido, el alcalde ha avanzado que existen estudios ya realizados que reducen la afección a la huerta entre un 50% y un 60%, “una propuesta seria, válida, defiende de los intereses de la ciudad, tanto en infraestructuras como en conservación del paisaje y medio ambiente”.

Hay que recordar que tanto el Ayuntamiento de València como el de Alboraia (en este caso por unanimidad de los grupos municipales) han acordado medidas de reducción del impacto de la ampliación de la V21 sobre la huerta. De hecho, la moción aprobada por el Pleno del Ayuntamiento de València este mes de octubre acuerda “instar al Gobierno Central al mantenimiento de la inversión estatal aprobada para el proyecto de ampliación a tres carriles de la V21, realizando un estudio previo que favorezca la movilidad colectiva y sostenible de futuro, desvinculado de toda implicación con el descartado nuevo acceso Norte al Puerto de València”. Tal y como ha expuesto Ribó, “lo que sí hay que impedir es la construcción de un acceso Norte al Puerto, que llenaría de camiones los barrios marítimos, además de destruir la huerta”.

De esta manera, según ha remarcado el alcalde, “en ningún momento se pide paralizar ninguna inversión” en la autovía V21. Es más, desde el Ayuntamiento se explica que solicitar “un modificado del proyecto” no implica tener que repetir todo el procedimiento, ni retrasar excesivamente la obra.

La delegación del Ayuntamiento de València, que acudirá junto a la Generalitat al Ministerio de Fomento, estará integrada por la concejala de Patrimonio, María Oliver; el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Vicent Sarrià; y el asesor del alcalde en materia urbanística. Está previsto que mantengan una reunión con el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda.