Compartir

Valencia Basket cayó derrotado en su visita a la cancha del CSKA Moscú (94-67) para quedarse con un balance de 3-3 en la Turkish Airlines Euroleague. El conjunto ruso se rehizo a un inicio fulgurante del equipo taronja para irse ganando al descanso, con Nando De Colo liderando a los suyos para coger una amplia ventaja en el tercer cuarto que ya fue definitiva para la suerte del partido. Valencia Basket intentó volver al partido de la mano de San Emeterio, pero el equipo ruso no lo permitió a base de triples.

El entrenador Txus Vidorreta comenzó el partido poniendo en pista el quinteto formado por Sam Van Rossom, Erick Green, Aaron Doornekamp, Damjan Rudez y Tibor Pleiss. Un gancho del center alemán inauguró el marcador del Megasport Arena, lo que unido a dos canastas desde el lateral de Doornekamp y el propio Pleiss ponían el 0-6 tras los primeros dos minutos. Aunque Higgins anotó la primera de los rusos, Doornekamp y Green en transición elevaron la ventaja taronja hasta un 2-10. Con Higgins como el único jugador con acierto de los rusos, Rudez y una antideportiva sobre Green aumentaron la renta a diez puntos al paso por la mitad del primer cuarto. Un 2+0 de Othello Hunter encontró la respuesta de un triple desde la esquina de Doornekamp que llevó a Ituodis a parar el partido con 6-17. Nando De Colo activó el ataque ruso, y pese a que un palmeo de Dubljevic mantenía la ventaja visitante en la decena, un 2+1 de Will Clyburn y una falta de tiros sobre De Colo la bajaba hasta el 14-19. El equipo ruso cargó de faltas personales al Valencia Basket y fue a la línea para acercarse a un punto. Y con una acción individual de De Colo dejaba el marcador en 20-19 al final del primer cuarto.

Pleiss cortó el parcial en contra en 11-0 con las dos primeras canastas del segundo acto, y pese a que un triple de Vorontsevich igualó el partido, de nuevo el alemán desde la media distancia y San Emeterio con una acción individual ponían el 23-27 tras tres minutos de segundo cuarto. CSKA Moscú castigó los errores para anotar dos canastas fáciles y empatar de nuevo, poniéndose por encima con dos tiros libres de Hynes y un mate de Vorontsevich que llevaron a Vidorreta a parar el partido con cuatro abajo. Doornekamp cortó el parcial desde el tiro libre y un 2+1 de Guillem Vives puso el 33-31 a tres y medio del descanso. Dubljevic respondió con una canasta con adicional al acierto de Hines para poner a uno al equipo taronja y lo volvió a hacer con una canasta tras rebote ofensivo. Sin embargo, De Colo y Higgins encontraban el aro para estirar la ventaja del equipo ruso hasta los siete puntos. Dubljevic se inventó la canasta bajo el aro para volver a recortar y dejar el marcador en 43-38 al llegar al descanso.

La segunda mitad comenzó con Othello Hunter haciendo daño en el aro taronja con cuatro puntos seguidos. El equipo ruso aprovechó las dificultades para anotar del Valencia Basket para poner por primera vez la decena de ventaja con un triple de Vorontsevich (50-38 min.23). Pleiss anotó la primera canasta valenciana de la segunda mitad, pero De Colo siguió castigando con otro triple. El equipo taronja mejoró su defensa y de la mano de Green tras un robo y un triple de Van Rossom en transición bajó la desventaja a ocho (53-45). Pero Kurbanov y un nuevo triple de De Colo lo volvía a estirar a trece para el conjunto ruso. Un triple de Vives encontró la respuesta de otro de Kurbanov, lo que unido a un mate tras rebote ofensivo de Hunter y un triple lejano de De Colo ponían el 66-48. Kulagin y Hines hicieron más grande la herida, que tras una canasta de Green se quedaba en 73-54 con diez minutos por jugar.

Higgins dejaba sin efecto un triple de San Emeterio, y aunque el alero cántabro repitió con un segundo acierto mas allá del arco, encontró respuesta en un triple de Kurbanov y otro de Higgins antes de que Van Rossom tuviera que retirarse lesionado en el tobillo derecho. El tercer triple en el cuarto de San Emeterio y otro desde la esquina de Rafa Martínez no encontraron acierto de más jugadores mientras los jugadores de rotación del conjunto moscovita hacían crecer la desventaja hasta el 94-67 con el que acabó el encuentro.