Compartir

El tiempo lo permitió y no deslució la fiesta del Corpus Chisti de Valencia. Una de las citas, dentro del calendario festivo, más esperada para los valencianos y valencianas, especialmente por su peculiaridad y sus protagonistas: las Rocas, la Moma, personajes bíblicos, los misterios, la Custodia, arropada por una gran lluvia de pétalos, entre otras.

La llamada como ‘Festa Grossa’ empezó con una misa en la Sede, oficiada por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares. Y por la tarde, las calles se inundaron de gente esperando el desfile (antes del inicio oficial de la procesión) de las Rocas; dando paso a las danzas que acompañan al “Ball dels Nanos i Els Gegants”, “La Moma y los Momos”.

Emotivo y esperado momento volvió a ser la apertura de las puertas de la Catedral de Valencia para iniciar la procesión, en la cual también destacan “Los “Cirialots”, 26 reyes vestidos con túnica blanca, barbas, pelucas de crin, coronas y un tahalí de color rojo, que preceden a la Custodia con sus característicos cirios de grandes dimensiones.

Una Custodia, acompañada por los Mozos; seis hombres jóvenes ataviados con vestiduras del siglo XVI de terciopelo y seda en colores rojo y blanco que traen espigas y uva plateados. Rindiéndole honores acompaña el paso el ejército español durante toda la procesión.

Un vez más, la Capital del Túria se ha vestido de fiesta y de tradición