Rebajas
Compartir

La Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana aconseja a los consumidores realizar un consumo consciente y responsable, que evite realizar gastos superiores a los permitidos por la economía familiar. Las rebajas deben ser una oportunidad para adquirir un producto que necesitamos a un precio más reducido, controlando el gasto que se va realizando y no dejarse llevar por impulsos y evitar ir de compras como forma de ocio.

Desde la institución  recuerdan que un aspecto fundamental es el precio de los artículos rebajados. En ellos deberá indicarse claramente precio tanto anterior como el rebajado, así como el porcentaje de descuento, para que el consumidor pueda comparar precios y sea consciente de la diferencia económica si decide adquirir el producto.

Además, el comprador no debe olvidar exigir y guardar el ticket de compra por si surge algún problema, e incluso podrá serle muy útil conservar la publicidad, ya que tiene valor contractual.

En cualquier caso,  la Unión de Consumidores  recuerda a los consumidores para que hagan valer sus derechos en época de rebajas y por ello recomiendan que:

  • Hay que comprobar que la calidad y garantías del producto sean las mismas que en cualquier otra época del año.
  • En los artículos debe ser visible tanto el precio antiguo como el rebajado.
  • Las formas de pago serán las mismas que en cualquier otro período, salvo que se especifique de forma expresa ese periodo.
  • El factura simplificada es imprescindible para realizar una devolución o reclamación, además los comercios se encuentran obligados por ley a facilitarlo siempre.
  • Los productos rebajados deben estar claramente identificados y separados de los que no estén rebajados, para evitar confusiones a los clientes.
  • Los elementos con taras, desfasados o con deterioros deberán identificarse como saldos.
    Es mejor optar por comercios adheridos al Sistema Arbitral de Consumo.

Ante cualquier irregularidad, la Unión de Consumidores aconseja solicitar la hoja de reclamaciones y acudir a los organismos oficiales de consumo y a su misma institución para tramitar dicha reclamación, y hacer valer sus derechos.