Compromís
Compartir

El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, ha anunciado que”la coalición se posicionará en el no la aplicación de las medidas adoptadas bajo el paraguas del artículo 155″.

Según Mulet “entendemos que se ha ido demasiado lejos con todo este despropósito y ha faltado mucha mano izquierda y capacidad de escuchar, de hablar, de sentarse en una mesa. Toda la escenificación de cartas y ultimátums ha parecido más un exceso de teatralización, que no unos posicionamientos serios por parte de Gobiernos sensatos. Negociar una salida no era ni claudicar ni dar la razón al adversario, era simplemente, actuar con madurez y aquí se ha optado por la vía de la fuerza, en muchos casos desmesurada y contraproducente”.

Para el portavoz de Compromís en la Cámara Alta “el nuevo episodio del Gobierno Central, con el apoyo del régimen del 78, no supone ninguna solución al conflicto, la sociedad catalana y cada vez también más del Estado, está más polarizada. La medida anunciada simplemente es un golpe de efecto, una huida hacia adelante, pero que en lugar de aplacar los conflicto, el reviscolará aún más y la situación será cada vez más insoportable”.

“PP y PSOE no va a ser quienes intenten visualizar la problemática”

Compromís reitera la necesidad de buscar entre todos los actores posibles una solución a la crisis territorial del Estado. “Este modelo no aguanta más, Cataluña es sólo un síntoma, y ​​las medidas de fuerza de ahora serán insuficientes y contraproducentes, y al final no habrá más remedio que un amplia reforma de todo el modelo, donde los valencianos, de nuevo, no podemos quedarnos relegados a observadores ni a los que pagamos la fiesta al resto. Tenemos un infrafinanciación, una deuda histórica, una invisibilización como pueblo que habrá que poner sobre la mesa cuando empezamos a debatir el futuro de este Estado, y sabemos que PP y PSOE no van a ser quienes intentan visualizar nuestro País y su problemática , como nunca lo han hecho”, dijo.

Mulet ha remarcado que la única salida posible a este conflicto, que tenderá a enquistarse con las medidas del Gobierno actual, es el diálogo, sin apriorismos y sin imposiciones. “Hablar, y sobre todo escuchar mucho y buscar puntos en común para repensar el modelo territorial que queremos para el futuro, en ese posicionamiento nos encontrarán siempre”, ha concluido.