Compartir

El Hospital Clínico de Valencia ha celebrado los 30 años del primer trasplante de médula ósea que se realizó en el centro. Hasta el momento, la cifra de este tipo de procedimientos realizados es próxima a los 1.700. Carlos Solano, jefe de Servicio de Hematología del Hospital Clínico de Valencia, ha explicado que “el primer trasplante de médula se realizó en el Hospital Clínico en 1987. Desde entonces la técnica ha evolucionado de modo de cada vez somos capaces de utilizar tipos de trasplante más complejos con buenos resultados. El mantenimiento de este programa exige que el equipo de profesionales del Servicio de hematología y de otros servicios del Hospital mantengan niveles elevados de formación y actualización, un factor de mejora continua de los profesionales de todo el centro”.

El trasplante de médula ósea se emplea en el tratamiento curativo de diversas enfermedades malignas, fundamentalmente leucemias, y se realiza con células obtenidas de médula ósea o sangre periférica de un donante compatible. En el Hospital Clínico de Valencia se realizan en la actualidad todos los tipos de trasplante hematopoyético, incluyendo trasplante de sangre periférica, médula ósea, cordón umbilical y de cualquier tipo de donante, familiar o no familiar con mayor o menor compatibilidad HLA, incluyendo el trasplante haploidéntico.

“Desde hace aproximadamente cuatro años el Hospital Clínico inició el programa de trasplante haploidéntico que ofrece una alternativa a aquellas personas que no encuentran un donante compatible al 100%. Hasta el momento se han tratado 50 pacientes con esta nueva modalidad”, ha matizado el jefe de Servicio. En esta técnica se utiliza como donante a un familiar sólo parcialmente compatible (50%) lo cual amplía de forma muy importante las posibilidades de realizar un trasplante en pacientes que lo requieren y no tienen donante compatible en su totalidad.

Los progenitores hematopoyéticos (células que tienen la capacidad de producir todas las células de la sangre) se utilizan generalmente en los trasplantes de aquellos pacientes con enfermedades como la leucemia, linfomas o inmunodeficencias y otras enfermedades graves de la sangre además de algunas enfermedades autoinmunes. Asimismo, los progenitores hematopoyéticos se pueden conseguir de diferentes fuentes como son la médula, la sangre y el cordón umbilical, y según de dónde se obtengan se habla de trasplante de médula ósea, trasplante de sangre periférica y trasplante de sangre de cordón umbilical.