Compartir

El restaurante Cléctic ha dejado su vertiente informal para convertirse en un restaurante que de la mano del chef Mauricio Gómez pretende ofrecer una cocina pensada, de elaboraciones complejas y sobre todo muy meditada. Una propuesta gastronómica que tiene sus raíces no solo en la doble nacionalidad española-mexicana de Mauricio Gómez, sino también en sus experiencias vitales a lo largo de todo el mundo, por eso el nuevo Clectic by Mauricio Gómez es sin duda, una cocina migratoria.

Clectic by Mauricio Gómez es un viaje por los sabores del mundo. La traslación de la riqueza vivencial y gastronómica de este chef mexicano con raíces españolas, que migra a un nuevo concepto y se recrea en una cocina que cruza océanos, latitudes y emociones.

Una cocina migratoria que tiene muchos puertos de salida y que surge de las profundidades para llegar a un solo fin, a un solo tipo de cocina personal y personificada.

Por eso, el nuevo Cléctic cambia también su imagen  por la de una ballena onírica, surgida del pensamiento, de las páginas de un libro… Porque lo importante de este nuevo concepto es que el comensal no sólo viaje, sino que se deje transportar.

La decoración de la sala apenas ha cambiado pero lo que se va a encontrar el comensal supone una nueva definición de cocina, porque en muchas ocasiones  va a ser un participe más de la experiencia gastronómica que supone ir a Clectic by Mauricio Gómez, a través de cocciones de carne a la piedra sobre la mesa, elaboraciones al gusto del consumidor que podrá combinar según sus preferencias y sobre todo, la sensación de que es participe de lo que está ocurriendo en el restaurante.

Ceviches, carnes a la barbacoa y a la piedra, ensaladas, pasta, tartar y bocadillos gourmet… Un largo etcétera que recorre la geografía mundial para que cada comensal pueda viajar gustativamente sin moverse de Cléctic.