Bravo
Compartir

(EFE).- La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ha negado que exista “ningún enfrentamiento” con el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) por el decreto de plurilingüismo e insiste en que “la oposición se ha dedicado a demonizar todos los cambios introducidos por la Conselleria de Educación cuando solo se ha pretendido impulsar mecanismos para favorecer a la lengua minorizada”.

En los Desayunos de la Agencia EFE en el Colegio de Abogados de Valencia, respecto a si considera idónea la fórmula del decreto ley elegida por el Consell para hacer frente a la suspensión del decreto anterior de plurilingüismo, Bravo ha afirmado que es “un instrumento normativo que cualquier gobierno estatal o autonómico tiene a su disposición ante una situación de urgente necesidad”.

“Este decreto ley cuenta con un informe favorable de la Abogacía de la Generalitat. El Consell no ha querido incumplir la decisión del TSJCV, sino que el decreto ley se aprueba precisamente para evitar incumplir el auto que impedía la aplicación del decreto anterior, que exigía la vuelta al modelo de 2012”, ha añadido.

Asimismo, ha defendido que el PP “usó una fórmula similar en Baleares” y ha subrayado que si este decreto ley “afecta o no a los derechos fundamentales, ya se pronunciarán los tribunales”.

“Se hizo para dar tranquilidad a miles de padres, y la nueva norma no incurre en los problemas que generaron la suspensión del anterior decreto”. A su juicio, “la oposición se ha dedicado a demonizar todos los cambios introducidos por la Conselleria de Educación cuando solo se ha pretendido impulsar mecanismos para favorecer a la lengua minorizada”.

“Esto no es un ataque a los valencianos castellanoparlantes. El conocimiento de las dos lenguas nos da mayor riqueza, no afecta a nuestra historia y señas de identidad. Es triste que desde la oposición se radicalice el discurso, porque el Consell pretende que todos los valencianos conozcan las dos lenguas cooficiales”, ha concluido.