Compartir

Bioparc cumple diez años con el objetivo de ampliar sus instalaciones con un parque fluvial y de aventuras para darle un valor añadido a este zoológico y que ha servido, a parte de admirar algunos de los animales salvajes más conocidos de África, como centro de estudio, investigación y conservación.

Las nuevas instalaciones pretenden convertirse en un nuevo atractivo para los visitantes del centro y en el que poder disfrutar, pero siempre bajo una temática que enriquezca las experiencias de los que se adentren en él.

Los visitantes del zoo serán recibidos, desde la semana que viene, por una gigantesca estatua de metal de un elefante, una de las especies más representativas de Bioparc. Los trabajos ya han comenzado pero la estructura no estará terminada hasta dentro de un mes.

Bioparc Valencia, lugar en el que han vivido animales tan famosos como el rinoceronte Rómulo o el león Keops, hace balance estos días de los diez años que lleva en la ciudad y en los que ha visto pasar a más de 430,000 estudiantes.