Compartir

La destrucción de las cosechas y la rebaja de módulos son algunas de las cuestiones que más preocupan al sector agricultor valenciano.

Los precios que se están ofreciendo por las cosechas de cebolla y patata han experimentado un hundimiento generalizado con el que aseguran que no pueden cubrirse los gastos de recogida o transporte. Esas producciones podrían tener los días contados en la Comunitat y es que las predicciones de este sector no son nada alentadoras.

Otra de las cuestiones que preocupa al sector agrario es la nueva mejora fiscal para el campo valenciano. Aunque la reducción de módulos por parte de Hacienda se ha valorado positivamente, desde AVA-ASAJA aseguran que todavía debe trabajarse en más ayudas de recuperación para suplir los 700 millones de pérdidas del último año.

Desde AVA-ASAJA tienen muy clara cuál debe ser la línea a seguir. Su objetivo es que la conselleria de Agricultura reúna cada tres meses a una comisión que analice los pormenores climatológicos para evitar lo ocurrido tras las lluvias torrenciales de este 2017.