Compartir

Hoy se celebra el Día Mundial del Cáncer de Ovario, motivo por el cual el Ayuntamiento de Valencia, a través de la concejala de Sanidad, Maite Girau, ha manifestado su respaldo a los actos organizados, por la Asociación de Afectadas de Cáncer de Ovarios (ASACO), en nuestra ciudad.

Con motivo de esta conmemoración, la asociación ASACO ha instalado una mesa informativa, junto a la puerta principal del Ayuntamiento de València para atender a los ciudadanos interesados en obtener información sobre esta enfermedad.

Bajo el lema “La fuerza de tu voz”, las actividades previstas en esta edición de 2017, han pretendido dar visibilidad a la enfermedad para posibilitar avances en el diagnóstico, tratamiento y evolución, así como una mayor sensibilidad y conciencia pública sobre el cáncer de ovarios.

Esta dolencia se diagnostica anualmente a casi un cuarto de millón de mujeres en todo el mundo, y es responsable de 140.000 muertes cada año.  A diferencia de otros cánceres, esta enfermedad afecta de manera similar a las mujeres en países desarrollados y en países en vías de desarrollo. Es importante ser consciente de los síntomas, factores de riesgo y de la historia familiar por el lado paterno y materno.

Prevenir el cáncer de ovario

Los síntomas del cáncer de ovario pueden a menudo confundirse con los síntomas de otras enfermedades menos graves tales como los trastornos gastrointestinales. Los síntomas que se presentan con más frecuencia son mayor tamaño abdominal, distensión persistente (hinchazón continua), dificultad para comer, y sentirse llena rápidamente, dolor abdominal o pélvico y necesidad de orinar con mayor urgencia o más frecuentemente.

Los expertos consideran ahora que es la frecuencia y la combinación de los síntomas, lo que puede ayudar a los médicos a distinguir entre cáncer de ovario y otras afecciones.

La edil, Maite Girau, ha expresado su convicción de que “la conmemoración del Día Mundial contribuirá al objetivo de dar visibilidad a esta patología, a intensificar la investigación que posibilite avances en los diagnósticos, tratamientos y seguimiento y, por último, a establecer canales entre el movimiento asociativo de afectadas con la Administración, que permitan trabajar coordinados para mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas que padecen o han padecido esta enfermedad”.