Compartir

Sus manos manejan los bolillos con una destreza que pierde a quienes nunca han visto esta práctica. Centradas en su labor, hablan y cuentan historias del día a día mientras realizan este arte que data del siglo XIX. Una escena que se repite en muchos municipios valencianos:  mujeres que dedican varias horas de la semana al arte de hacer bolillos. Es el caso de la Asociación de Bolilleras Enróllate de Aldaia, con la que 7 Televalencia, de la mano de José González, conoció de cerca este arte ‘entre alfileres’ e hilos.

Una asociación que se creó hace más de una década en la localidad, y aunque en sus inicios había apuntadas un buen número de mujeres y con el paso de los años se ha reducido, mantiene el mismo espíritu, cuentan Carmen Peláez, Juanita Vila y Rosa Collado.

Todas disfrutan con al que popularmente denominan ‘bolillero’, un instrumento de madera con una almohada que gira y otra almohadilla sobre la que reposa la labor.  El número de artículos que logran hacer es innumerable, desde tocados y baberos, hasta guantes, abanicos y pañuelos.

Una labor que requiere de mucha paciencia, y que para muchas es un método relajante que les aleja de los problemas cotidianos o de sus problemas de salud.

El primer paso es elegir el dibujo que van a desempeñar con los hilos, y bajo ese patrón se muestra el cambio de alfileres y los puntos a realizar.

Pura artesanía, el encaje de hacer bolillos, que se ha recuperado en muchos municipios gracias a los colectivos de mujeres que, respaldados por los ayuntamientos, a lo largo del año organizan varios encuentros en los que comparten mucho más que una afición, un entretenimiento…