Compartir

Un ejemplo del buen funcionamiento de las pymes valencianas es el indumentarista Álvaro Moliner. Presente en la capital del Turia desde 1939, Moliner ha logrado evolucionar en la ciudad a pesar de su tradición y es que con casi 80 años de historia ha logrado superar cada una de las crisis económicas que se ha atravesado a nivel nacional.

Explotar las redes sociales, mejorar la presencia en Internet y acercarse a los valencianos a través de la organización de eventos ha sido clave para la reinvención de Álvaro Moliner. A pesar de ello aseguran que resulta difícil competir comercialmente en una ciudad en continuo crecimiento como es Valencia.

Álvaro Moliner lo tiene muy claro a nivel comercial y es que conoce perfectamente el sector en el que se mueve. Continuar innovando y sumarse a las últimas tecnologías seguirá siendo clave para mantener su buen crecimiento en la ciudad de Valencia.