El alcalde Valencia, Joan Ribó, junto a otros alcaldes de Valencia y su área metropolitana y representantes de la Generalitat participan en una marcha al Ministerio de Hacienda para reclamar una subvención al transporte metropolitano.
Compartir

La gerente de la Autoridad del Transporte Metropolitano de València, María Pérez (ATMV), y medio centenar de alcaldes han exigido al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que retifique e incorpore una dotación económica de 38 millones de euros al transporte metropolitano de València en los Presupuestos Generales de 2018.

María Pérez apunta lo “decepcionante” que es el resultado para el transporte de la tercera área metropolitana más importante de España. A su vez, ha añadido: “es tremendamente injusto que el Gobierno Central excluya a casi 2 millones de habitantes y se les niegue el derechos tener transporte metropolitano de calidad como sí se les concede a otras ciudades”.

Mientras Madrid y Barcelona han recibido 2.000 millones en los últimos años, la gerente de ATMV ha señalado que Valencia ha de tener los mismo derechos que Madrid, Barcelona y Canarias. Pues esta ausencia financiera tendrá efectos nocivos en la calidad de vida de los ciudadanos.

Según cálculos del Consell, desde 2011 Valencia ha dejado de recibir más de 300 millones de euros en subvenciones para el transporte público, una situación que Carlos Domingo, director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, ha señalado como injustificable la subvención ya que en esta tercera área metropolitana se han llevado a cabo avances y mejoras para el transporte público.

El alcalde de Valencia Joan Ribó, conversa con el portavoz del grupo parlamentario Compromís Joan Baldoví, en el Congreso de los Diputados.

A reunión con Cristóbal Montoro

El ministerio de Hacienda ha accedido a una reunión el próximo viernes 27 de abril, último día que los grupos parlamentarios tienen de plazo para presentar las enmiendas a los Presupuestos Generales del 2018. Para María Pérez esta respuesta llega “mal y tarde” y refleja la nula voluntad por parte del Gobierno de España de colaborar.

Tanto el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el alcalde Mislata, Carlos Fernández Bielsa, han reiterado la necesaria rectificación inmediata del Gobierno de España y que no se les invite solo cuando el proceso haya llegado a su fin y sin alternativa ninguna.