Compartir

La azotea de la segunda planta del Hospital La Fe ha estrenado un jardín de 1.200 metros cuadrados para que jueguen los niños hospitalizados. El centro hospitalario junto a la Fundación Juegaterapia han puesto en marcha esta iniciativa solidaria. Se trata del tercer jardín infantil que pone en marcha la Fundación Juegaterapia después de los que ya están en funcionamiento en las azoteas del Hospital La Paz y el 12 de Octubre en Madrid, de los que ya se benefician miles de niños, niñas y sus familias. ‘El Jardín de mi Hospi’ se trata de una iniciativa única y pionera en España, que transforma las azoteas en desuso de los hospitales en jardines con diseños amigables.

Este proyecto solidario es posible gracias a la ayuda de varias empresas, así como a las donaciones tanto de organizaciones como de miles de personas que han enviado mensajes de texto para ayudar y poner su semilla en este jardín, a través de la Fundación Juegaterapia. Además, el área infantil del Hospital La Fe dispone de un espacio destinado, exclusivamente, para menores con casi 18.000 m2. En cifras asistenciales, este hospital atiende una media de 160 urgencias infantiles diarias, practica casi 5.000 intervenciones quirúrgicas al año y registra cerca de 8.000 ingresos pediátricos anuales.

El nuevo jardín es un espacio que ofrece a los niños y niñas un lugar donde mirar al horizonte, ver las nubes a través de las medusas gigantes hechas con cuerdas de colores que se mueven con el viento. Se compone de dos recintos unidos y con accesos independientes por dos puertas. Los pacientes pediátricos encuentran unos asientos dispuestos en anfiteatro para disfrutar de espectáculos y un espacio central donde una estructura en forma de medusa con cabos rosas crea un ambiente colorido y distinto para dejar volar la imaginación de los peques.

 La zona ajardinada sirve de conexión entre los dos recintos y es coronada por otra medusa de color amarillo. Aquí los más pequeños tienen su parking de motos y ‘Kiciclos’ con los que recorrerán el jardín. En el segundo recinto hay una rampa que permite a los pacientes pediátricos y sus familias salir a jugar, donde se puede disfrutar del movimiento y los colores amarillos de la tercera medusa y varios columpios. Y además tendrán una mesa de ping pong, porterías de fútbol, canastas de baloncesto, toboganes, balancines y futbolines.