30
Compartir

La temporada 1985-1986 se consumó la pesadilla entre la afición valencianista. El Valencia CF perdía en el Camp Nou (3-0) y un empate entre el Cádiz y el Betis hacía real la debacle. El Valencia CF descendía a segunda división.

Tan sólo un año después, el equipo del Turia conseguía volver a la máxima categoría del fútbol español gracias a una victoria por 2-0 ante el Recreativo de Huelva. Fenoll y Quique Sánchez Flores se convirtieron en los héroes de aquel partido y, Alfredo Di Stefano, fue el entrenador y uno de los artífices de aquel hito, junto a jugadores veteranos como Subirats, Arias, Sempere o Bossio.

Aquello sucedió un 30 de mayo, tres jornadas antes de terminar la Liga. La última jornada de la competición regular se celebraría en el Estadio de Mestalla donde el conjunto ‘che’ se impuso al Elche CF por 5 goles a 1. Aquel día se vivió un momento histórico y mágico entre la afición valencianista.

“Tan sólo fue una pesadilla” rezaba una pancarta en la celebración del regreso a Primera División. Desde la temporada 1987-1988 el Valencia CF comenzó a reescribir su historia entre los mejores clubes de España.

Aquel fue el segundo ascenso a Primera División que celebraba el conjunto valenciano, que ya había subido por primera vez 55 años antes al final de la temporada 30-31 del pasado siglo.